Alimentación saludable y deporte van de la mano

IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FÍSICA PARA PREVENIR LA OBESIDAD Y EL SOBREPESO

El 2020 sin duda pasará a ser recordado y estudiado en los colegios del futuro, gracias a la pandemia mundial que estamos viviendo.

Sin embargo, poco se habla de otra gran pandemia que, por desgracia, nos acecha desde hace años, e incluso va incrementando con el paso del tiempo. Hablamos del sobrepeso y la obesidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 1900 millones de personas adultas tienen sobrepeso, mientras que en los niños y adolescentes entre 0 y 16 años hablamos de 381 millones de personas con sobrepeso.

El estudio Aladino (estudio referente en la vigilancia de la obesidad infantil en España en niños y niñas entre 6 y 9 años), nos deja unas escalofriantes cifras. El 40,6% sufre sobrepeso u obesidad. Pero lo más impactante, es que la gran mayoría de los progenitores, no se dan cuenta del problema, y piensan que su prole está en su peso, o que tiene algún kilito de más, pero no asumen la existencia de sobrepeso u obesidad.

Las principales causas de estas cifras residen en el estilo de vida moderno que se centra más en la fast food, o comida rápida, en lugar de una dieta mediterránea y equilibrada; y un ocio más sedentario, centrado en las nuevas tecnologías (móvil, tablet, consola… ) frente a un ocio de calle, juegos en el parque y mayor actividad física.

Por ello, es muy importante concienciar a nuestros peques desde pequeños de la importancia de una vida saludable y activa.

Como padres y madres, podemos ayudarles apuntándoles a actividades extraescolares centradas en la Educación Deportiva, tales como psicomotricidad o multideporte. Y también debemos cuidar la alimentación, no abusar del azúcar y las golosinas y dar mucha importancia a una buena hidratación.

Si el problema ya lo tenemos en casa, y tenemos que empezar a cambiar nuestros hábitos y hacer más actividad física, aquí van unos consejos:

  • Consumir frutas y verduras a diario.
  • Beber entre 1,5-2l de agua al día.
  • Evitar todo lo posible la comida rápida (pizzas, hamburguesas…) y golosinas. Intentar reducir su consumo a una vez a la semana.
  • La ecuación principal es no ingerir más calorías de las que vamos a gastar. Si la ingesta es menor que el gasto, bajaremos de peso. Eso no quiere decir que tengamos que dejar de comer. Para hacer actividad física tenemos que estar bien alimentados, pero debemos ingerir alimentos saludables, que aporten energía y no grasas saturadas, las cuales se acumulan.
  • Realizar entre 30-60 minutos de actividad física al día. Si nos cuesta hacer ejercicio, podemos empezar por ir andando a todas partes, usar las escaleras en vez del ascensor, dar largos paseos a paso ligero…
  • Una vez superada esta fase, podremos empezar a practicar actividad física un poco más intensa. Es importante que sean actividades de bajo impacto, ya que el sobrepeso puede provocar lesiones en las articulaciones. Por ejemplo, actividades acuáticas, bicicleta, actividades de relajación como el yoga o el pilates…

El deporte es la herramienta, nuestra misión, la salud de nuestra prole.

ACTIOSports

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *